quedó registrado

Las fotos de las finales de la Libertadores 2011 cuando Neymar quedó sorprendido con la hinchada de Peñarol

El documental “El caos perfecto”, que se estrenó hace dos semanas en Netflix y cuenta la carrera deportiva de Neymar, volvió a poner sobre la mesa las dos finales de la Copa Libertadores disputadas en 2011 entre Peñarol y Santos.

El crack brasileño, que se encontraba dando sus primeros pasos antes de saltar al Viejo Continente, volvió a referirse a esa definición, la última que tuvo a un equipo uruguayo como protagonista. «Fue una final muy dura (…) Yo percibí que ellos estaban entrando con mucha fuerza. Estaban haciendo muchas faltas duras. Estaban con un poquito de maldad. Fue un juego que me preocupó mucho», destacó en este último trabajo.

Neymar, en esa oportunidad, estuvo en el centro de la polémica por una dura entrada sobre Alejandro González que terminó sacando al defensor aurinegro del partido. El árbitro debió haberlo expulsado cuando la serie aún no tenía goles.

«No hay mejor historia que contar, ¿verdad? Ni en mis mejores sueños, creo que lo había hecho», agregó. El documental se centra básicamente en el segundo partido en Pacaembú, donde el Santos se impuso por 2-1 con un gol de Neymar y, tras el 0-0 en Montevideo, se quedó con el trofeo más importante del continente.

Pero no fue la primera vez que Neymar habló de esta definición. A mediados de 2020, en su canal de YouTube con motivo de un nuevo aniversario de la conquista, indicó: “Nuestro partido más difícil en esa Libertadores fue contra Peñarol, en el partido de ida. El clima del estadio estaba muy loco. Yo desde el vestuario miraba a la hinchada. La gente no paraba de cantar, no paraba de saltar. El clima era muy tenso. Fue un partido muy difícil, empatamos 0 a 0. En casa luego pudimos conseguir la victoria”.

“Fue muy importante porque encontramos adversidades, en juegos difíciles donde tenés que seguir adelante a pesar de la presión de las hinchadas. Durante los partidos contra los argentinos o los uruguayos hay que afrontar esa situación y vas ganando cada vez más experiencia. Por eso fue de los títulos más importantes de mi carrera”, añadió.

Anteriormente, en una entrevista concedida al canal del Santos poco después del título, Neymar remarcó: «Aquella ventanita del vestuario daba para ver todo y era solo amarillo y negro. ¡Caramba! El infierno estaba ahí».

Peñarol sacudió al continente en aquel 2011 donde el fútbol uruguayo volvió a decir presente en una final de Libertadores tras 23 años. Las últimas presencias celestes eran de Nacional en 1988 contra Newell’s Old Boys y Peñarol ante América de Cali un año antes, ambas con títulos para los grandes de nuestro país.

En la primera final, aquel equipo de Diego Aguirre alineó con: Sebastián Sosa; Alejandro González, Carlos Valdez, Guillermo Rodríguez, Darío Rodríguez; Mathías Corujo, Nicolás Freitas, Luis Aguiar, Matías Mier; Alejandro Martinuccio y Juan Manuel Olivera. Ingresaron en el complemento: Fabián Estoyanoff, Antonio Pacheco y Diego Alonso.

Justamente el Tornado, hoy DT de la selección, fue principal protagonista de ese primer encuentro. Marcó un gol sobre el cierre del partido en el Centenario que festejó él mismo y el estadio entero, pero que el juez de línea anuló correctamente por una pequeña posición adelantada.

En la vuelta, Peñarol alineó a los mismos 11. Entraron luego Emiliano Albín, Jonathan Urretaviscaya y Estoyanoff.

Neymar (46′) y Danilo (68′) marcaron los goles de Santos. Durval en contra (79′), tras una arremetida del Lolo, puso el descuento aurinegro.

El final fue apasionante, pero el equipo brasileño pudo sostener el resultado y se quedó con el título. Apenas pitó el juez se registraron algunos golpes entre los protagonistas y demás ayudantes de las delegaciones en pleno campo de juego.

Santos fue campeón y esa Libertadores terminó significando la consagración para un Neymar que pocos meses después terminaría desembarcando en Barcelona.


Fotos: Archivo El País
Diseño TI El País