quedó registrado

El día que Venezuela goleó a Uruguay: el adiós a JR y el gesto de Darío con Bueno
Ángel Asteggiante

El 31 de marzo de 2004, por las Eliminatorias camino a Alemania 2006, la selección uruguaya sufrió un cachetazo que recorrió el mundo y sorprendió a propios y extraños. Tal vez uno de los más duros e inesperados de su rica historia. Como local, en un Centenario con 40.000 almas, cayó goleada por 3-0 ante Venezuela.

Los goles de Gabriel Urdaneta (18′), Héctor González (63′) y Juan Arango (77′) llevaron al cese de Juan Ramón Carrasco como entrenador de la Celeste. Si bien el entrenador aseguró que no pensaba renunciar, seis días más tarde la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) decidió despedirlo.

Esa noche por Uruguay jugaron Gustavo Munúa en el arco y Diego López, Gonzalo Sorondo y Darío Rodríguez en defensa. Como volante central estuvo Marcelo Sosa y luego JR paró un equipo ultradefensivo con: Martín Ligüera, Richard Núñez, Álvaro Recoba, Javier Chevantón, Germán Hornos y Diego Forlán.

En el segundo tiempo ingresaron Walter Pandiani, Carlos Bueno y Fernando Correa por estos tres últimos.

El planteo táctico, desbalanceado entre la frágil defensa y el gran poderío ofensivo, fue uno de los principales cuestionamientos que cayeron sobre el entrenador.

La Celeste dejó de esa forma puntos que luego no le permitieron acceder de forma directa al Campeonato del Mundo. Llegó al repechaje, con Jorge Fossati como DT, pero quedó eliminado con Australia en definición por penales. Fue el único Mundial que la Celeste se perdió en lo que va de este siglo.

«El fin: la humillación ante Venezuela concluye la era Carrasco», tituló El País en su portada ese 1 de abril anticipando lo que se oficializaría días más tarde. En esa edición ya se hablaba de Fossati como principal candidato a suceder a JR. También se mencionaba a Gregorio Pérez y Sergio Markarián como opciones.

«El histórico 3-0 frente a los caribeños terminó el idilio de la gente con el técnico», publicó el diario en la crónica de esa jornada donde se hacía referencia a la silbatina que había bajado desde las tribunas para desaprobar la actuación del equipo.

Un hecho curioso que se dio finalizado el partido lo protagonizaron Carlos Bueno y Darío Rodríguez, hoy ayudante de Diego Alonso en el cuerpo técnico de la selección. Una de las crónicas de ese día cuenta que el artiguense había cambiado la camiseta con un jugador venezolano tras la derrota. Sin embargo Darío, atento al murmullo que se estaba generando en el estadio, se la tiró y se lo llevó rápido al vestuario hablándole al oído.


Fotos: Archivo El País
Diseño TI El País